REFLEXIONANDO SOBRE LA MOTIVACIÓN Y EL FRACASO ESCOLAR.

Tema recurrente, algo manido, pero siempre de actualidad.

Lo que nos dicen las teorías psicopedagógicas sobre la motivación del alumnado y su relación con el fracaso escolar:

La indefensión aprendida.- El alumno/a que estudia (lo suficiente según su criterio) y suspende una y otra vez acabará asumiendo que estudiar no sirve para aprobar. El castigo repetido e insoslayable lleva a la indefensión y a la apatía. Finalmente aprenderá que existe independencia entre su conducta y los resultados que se siguen de ella, o que la propia acción no sirve para cambiar el rumbo de los acontecimientos.

Para el profesorado también funciona esta dinámica. El profesorado que se cree capaz de sacar adelante incluso a los alumnos y alumnas más difíciles si se lo propone de verdad, es el que suele tener al alumnado más motivado. También critican menos a sus alumnos y alumnas y persisten más en sus esfuerzos en situaciones de fracaso.

El lugar de control.- Hace referencia a la causa o la raíz en la que el individuo piensa que se encuentra el control de los resultados de su conducta. Si tiene la sensación de controlar los resultados del estudio y el trabajo escolar se esforzará más y tendrá mejores expectativas de rendimiento. Si piensa que el control es externo (suerte, arbitrariedad del profesorado, ayudas,…) habrá un menor esfuerzo y un rendimiento más pobre.

Atribución casual.- Las explicaciones sobre la propia conducta que más desmotivan son aquellas que atribuyen el fracaso a factores que están más allá del control del sujeto (falta de capacidad, habilidad, dificultad de la tarea,…) en contraposición a la atribución a factores más controlables como el propio esfuerzo.

Efecto Pigmalión.- Proceso por el cual las creencias y expectativas de una persona afectan de tal manera a su conducta que ésta provoca en los demás una respuesta que confirma esas expectativas. Es decir, si un profesor o profesora espera buenos resultados de sus alumnos el rendimiento se aproximará mucho a su capacidad intelectual, o viceversa. Igualmente ocurre con el alumnado con respecto a las expectativas que tienen sobre sus distintos profesores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s